Buscar
  • CEDI

La vuelta del ferrocarril a los barrios del Sur: Tren / Tranvía ribereño






Por Lisandro Firpo [i]


En 2022 se cumplirán 150 años de la inauguración del ramal ferroviario Buenos Aires – Ensenada, uno de los primeros proyectos ferro portuario de gran importancia para el área metropolitana de Buenos Aires. En esa misma línea, y como lo venimos haciendo con diversos proyectos para la zona sur de la ciudad de buenos aires y el conurbano bonaerense, desde el Centro de estudios para el desarrollo integral, seguimos impulsando proyectos de movilidad sostenible como el que les presentaremos en las próximas líneas.


Hoy, lamentablemente la mayor parte de la traza del ramal BA – Ensenada, se encuentra desmantelada, enterrada o abandonada, ya que, por ejemplo, donde se abrían paso las locomotoras y vagones, hoy se encuentra la Escuela Normal Prospero Alemandri E.N.S.P.A, el hospital Fiorito, la plaza Ucrania, el Puente sobre la calle San Martin aledaño al club Crucecita, en Avellaneda, o debajo de la avenida Paseo Colon y Venezuela en C.A.B.A, frente a la Escuela Técnica N° 1 Otto Krause; casas de estudio y club que tuve el honor de ser parte, o parques que frecuentaba.


Es por este nuevo aniversario y por la conexión que siento con los lugares que atravesó su recorrido, que me interesa desde el espacio de Ambiente y Movilidad del CEDI, hacer mención de uno de nuestros proyectos de movilidad urbana sustentable situado específicamente en el área donde se ubicó la primera conexión ferroviaria – portuaria de nuestro país. Se trata de la reactivación del ferrocarril en el área aledaña a la antigua estación Barraca Peña de La Boca, como parte de una intervención integral del circuito patrimonial ferro portuario de dicha área. Imaginen rememorar hoy el espectáculo que habrá sido en el Riachuelo, el paso de un tren por el puente levadizo que data de 1913, o de los barcos provenientes del gigantesco Mercado Central de Frutos por entre medio de la angosta apertura del puente. Solo así podemos entender las obras que pintó Quinquela Martín, experimentando los espacios y calidades materiales que hoy sobreviven allí.


Respecto a las cuestiones técnicas e históricas, esta línea posee una amplia y nutrida historia. Inaugurada el 31 de diciembre de 1872 por Domingo Faustino Sarmiento la traza se creó para conectar a la Ciudad de Buenos Aires con el puerto natural de Ensenada; era uno de los tres ferrocarriles portuarios previos a la construcción de Puerto Madero en el año 1889, principalmente por la limitación que creaban los bancos de arena en las proximidades del puerto de Buenos Aires. De trocha ancha y capitales británicos, por esta traza de 61 km circulaban trenes de carga y pasajeros, hasta que, en primera instancia, se fundó en 1882 la ciudad de La Plata, desplazando en importancia a Ensenada, luego se construyó el puerto de La Plata, perdiendo más importancia este ramal, y por último, la construcción del Puerto de Buenos Aires, lo que redujo sensiblemente el nivel de tráfico y consecuentemente llevo a la crisis a la compañía dueña de esta línea y la transformo drásticamente hasta que en 1954 parte de la misma fue desactivada[1].


Imagen archivo histórico


Volviendo al proyecto de “Tren/Tranvía Ribereño” que impulsamos, concretamente buscamos la posible conexión del margen izquierdo del riachuelo con la estación ferroviaria de Retiro y la homónima estación nodal de ómnibus de la ciudad de Buenos Aires, atravesando los barrios de La Boca, Barracas, Puerto Madero y Retiro. Asimismo, y de cara a cumplir nuestro plan de una ciudad más sostenible y principalmente de lograr el desarrollo metropolitano estratégico e interjurisdiccional de la zona sur de la ciudad, la propuesta también contempla la conexión y refuncionalización de la traza hoy solo utilizada por el transporte de carga, para uso de transporte público de pasajeros entre la estación de retiro y los partidos de Avellaneda y Lanús, haciendo uso del puente levadizo, atravesando la zona central de la ciudad de Avellaneda, su área deportiva donde se encuentran los estadios de los clubes Racing e Independiente, conectado con la línea Roca en sus ramales Constitución a Ezeiza y Alejandro Korn, y continuando hacia la ex SIAM y el Puente Alsina. Del mismo modo, de concretarse otro de nuestros proyectos, el cual a futuro presentaremos para su conocimiento, el plan “Tren/Tranvía Ribereño” se podría enlazar con la reactivación y refuncionalización mediante viaducto, de la traza del ferrocarril Belgrano Sur en su ramal Ex Midland, el cual atraviesa una de las zonas más densamente pobladas del mundo (Lanús, Lomas, La Matanza), y hoy se encuentra también abandonado, y con peligro de intrusión constante.



Imagen satelital con las trazas del Tren ribereño en violeta y el ex Midland en celeste.


El objetivo central en la primera etapa del proyecto, es mejorar la movilidad y conectividad de los servicios de transporte del sur del área metropolitana de Buenos Aires, puntualmente en los barrios de La Boca en la ciudad de Buenos Aires, y Dock sud en Avellaneda hacia el área central de la Ciudad de Buenos Aires, mediante un medio de transporte sostenible como lo es el ferrocarril. Podemos tomar como modelo el servicio de Metro tranvía de la ciudad de Mendoza[2], proyecto que comenzó a gestarse por el año 2009 y hemos visitado y analizado en varias ocasiones, el cual, utilizando duplas eléctricas ligeras Siemmens Duewag U2 que eran operadas por San Diego Trolley en dicha ciudad de estados unidos.



Imagen ACUMAR


La primer etapa del proyecto de “Tren/Tranvía Ribereño” contempla la utilización y aprovechamiento de la estructura aun en uso por las empresas de transporte de cargas Ferrosur y NCA, actualizando las señales y el mobiliario, resguardando a los transeúntes y principalmente dotando a los cruces a nivel de medidas de seguridad[3]. No solo representa un medio de transporte necesario, sino que también impactará de manera positiva en el turismo, el ejido urbano y el comercio, ya que su trayecto atraviesa puntos de alto valor patrimonial y turístico como La Boca, Barracas, Puerto Madero, Microcentro y Retiro.



Imagen ACUMAR



A modo de cierre, queremos destacar que es en sintonía con la estrategia de reorganización, recuperación y modernización del sistema ferroviario nacional que se impulsa hace más de 10 años por las diversas administraciones nacionales en la Argentina[4], el proyecto busca dotar a nuestra área de intervención, una de las más postergadas de la ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana bonaerense, de un modo de transporte con capacidad real de absorber la demanda de movilidad hoy no resuelta, de elevar la calidad de infraestructura de movilidad sustentable turística y de proyectar en dicha zona de un nodo multimodal de transporte para la región.


[1] http://www.cai.org.ar/wp-content/uploads/actividades/2017/201707_ferrocarril.pdf [2] https://stmendoza.com/metrotranvia/ [3] https://www.lanacion.com.ar/seguridad/un-tren-carga-embistio-auto-frente-la-nid2331541/ [4] www.plandetransporte.gob.ar


[i] El autor es licenciado en Ciencia Política y Técnico Mecánico. Se desempeña en el equipo de movilidad y ambiente del CEDI.

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo